boton-h 01boton-h 02boton-h 03boton-h 04boton-h 05boton-h 06

La oración es el encuentro de dos miradas, en silencio, diciéndose todo y reservándose nada. Un esfuerzo por llegar hasta Dios que no tiene comparación con el cariño, la ternura y la delicadeza con que Él se acerca suavemente a nuestro corazón y nos mira. Sí, nos mira, somos mirados por Dios y este es el tesoro de la oración. ¡Soy visto por Dios, con un amor eterno!

mirada_de_nino

 

Me invitaron a predicar un retiro de tres días sobre la oración juntamente con el P. Jacques Philippe. El retiro se llevó a cabo este fin de semana pasado en Atlanta, con la participación de cincuenta matrimonios. Conociendo el aprecio que tantos le tienen por el bien que nos han hecho sus libros ("Tiempo para Dios", "La libertad interior", "La confianza en Dios", "En la escuela del Espíritu Santo", etc.), quiero compartirles mi experiencia junto a él durante estos días. Tanto durante el retiro, como en las conversaciones que hemos tenido y en los ratos de convivencia fraterna (hoy tuvimos un día de descanso en el Georgia Aquarium), he aprendido mucho del P. Jacques.

jacques_philippe_evaristo1

Vida

Catalina nació en Siena el 25 de marzo de 1347 y era, nada menos, que la vigésimo cuarta hija de Jacobo di Benincasa. A los 6 años ya tuvo una visión en la que el Señor se le apareció bendiciéndola y un año después, ante una imagen de la Santísima Virgen, celebró su matrimonio místico con Cristo. Estos acontecimientos eran sólo el preludio de una extraordinaria experiencia mística que el Señor le iba a conceder para el bien de su Iglesia.

LECTURA

"No recordéis lo de antaño, no penséis en lo antiguo; mirad que realizo algo nuevo; ya está brotando, ¿no lo notáis? Abriré un camino por el desierto, ríos en el yermo" (Is 43, 18-19). «Mujer, ¿dónde están tus acusadores?; ¿ninguno te ha condenado?» Ella contestó: -«Ninguno, Señor.» Jesús dijo: -«Tampoco yo te condeno. Anda, y en adelante no peques más.» (Jn 8, 10-11)

pecadora_piedra

La oración es un querer ver a Jesús, es confiar y buscar una mirada que me cambiará la vida. Un deseo que nace de una gracia inicial del Espíritu Santo. Ver a Jesús es el inicio de un camino  que te llevará a no sólo verlo desde la fe sino a querer estar con Él, reclinar tu cabeza sobre su pecho, como Juan en la Última Cena para escuchar sus latidos de amor.

«Habiendo entrado en Jericó, atravesaba la ciudad. Había un hombre llamado Zaqueo, que era jefe de publicanos, y rico. Trataba de ver quién era Jesús, pero no podía a causa de la gente, porque era de pequeña estatura. Se adelantó corriendo y se subió a un sicómoro para verle, pues iba a pasar por allí» (Lucas 19, 1-4)

sonrisa

Oraciones

La tradición

El arma de Juan Pablo II – la consagraci…

El arma de Juan Pablo II – la consagración mariana

En el "Tratado de la verdadera devoción a la Santísima Virgen", San Luis María Grignion de Montfort nos dice que...

Pensamientos

Temas frecuentes

abandono adoración adviento agradar a Dios agradecimiento alabanza alma amistad amor amor a Dios amor de Cristo amor de Dios apóstol arrepentimiento auxilio ayuda bautismo belleza bendición Benedicto XVI bondad buscador de Dios búsqueda de Dios camino caridad cielo comentario a la liturgia compasión comunión confesión confianza confianza en Dios consagración consuelo contemplación conversión corazón Creación creaturas Cristo cruz cuaresma cómo orar cómo rezar desprendimiento Dios dolor ejemplo de Cristo Encarnación escucha esperanza Espíritu Santo eternidad Eucaristía evangelizar familia fe felicidad fidelidad fortaleza gloria de Dios gozo gracia gratitud hijos humildad Iglesia intercesión Jesucristo Jesús libertad liturgia lucha luz maestros de vida espiritual Maria martirio María matrimonio meditación miedo misericordia muerte Navidad obediencia ofrecimiento oracion oraciones oraciones para niños oración orar con los salmos Pablo VI paciencia Padre padrenuestro padres palabra Palabra de Dios Papa Francisco para reflexionar pascua Pasión de Cristo paz pecado perdón perseverancia petición piedad pobreza predicación presencia de Dios protección Providencia redención reflexión resurrección rosario sabiduría sacerdocio sacrificio Sagrado Corazón de Jesús salmos Salvación San Juan Pablo II santa misa santidad santos Santísima Virgen sed de Dios Semana Santa sencillez sequedad Señor silencio sufrimiento súplica tentaciones testimonio tiempo tristeza unión con Dios verdad vida vida espiritual vida interior virgen de guadalupe Virgen María visita al Santísimo vocación voluntad de Dios