Como los primeros cristianos, también nosotros formamos pequeños grupos. Ellos se unían en pequeñas comunidades o equipos para orar, compartir el pan e irradiar su experiencia de Cristo.

También hoy, la nueva evangelización se realiza a través de pequeños grupos de oración, formación y apostolado que, como chispas en la noche, irradien juntas una gran luz. Serán la sal de la tierra, la levadura que haga fermentar la sociedad entera.

Puedes unirte a grupos existentes o formar tus propios grupos.

  1. Conoce y únete a otros buscadores de Dios.
  2. Comparte lo que te ha servido: textos, fotos, videos…
  3. Crea tu grupo o únete a otros grupos.

Inscríbete aquí o inscríbete con tu cuenta de Facebook

NB. Tal vez lo consideres deporte de alto riesgo y prefieres que no te vean. No te preocupes, hay opción de “catacumbas” y esto se queda en privado, como los primeros cristianos que sabían que necesitaban la oración, pero se escondían bajo tierra para que no los mataran… Puedes comenzar así, sin identificar tu identidad, si así lo prefieres.